Ricardo Jimenez Salazar

Ricardo Jimenez Salazar nace el 14 de diciembre de 1954 en la ciudad de San José, Costa Rica.

Comienza sus estudios primarios en la escuela Miguel Obregón Lizano en la localidad de San Juan de Tibás.

En 1963 inicia sus estudios en la Casa del Artista, la cual se ubicaba en el anexo del Teatro Nacional, dirigida en aquel entonces por la señora Olga Espinach Fernandez. Durante sus años como estudiante, recibió lecciones con profesores de alta alcurnia tales como Fausto Pacheco Teodorico Quiros, Jorge Gallardo, Francisco Amiguetti, Jhon Portuguez, Luis Umaña; en escultura, Nestor Zeledón Varela, Carlo Magno Venegas; en dibujo con Claudio Carazo, Rafael Fernandez Sandí, Ricardo Morales López y Rosa Portuguéz.  Y complementa su formación internacional con Rodrigo Peñalba (Nicaragua), Guillermo Trujillo y Chon Neto (Panamá) y en México con el maestro Alberto Manrique en la Escuela de San Carlos y pasantías en la UNAM y la Escuela Nacional Esmeralda.

Para la década de los años sesenta, comienza con exposiciones junto con los alumnos de la Casa del Artista en diversas muestras tales como en la Galería de Artes y Letras del Ministerio de Educación Pública, en el Centro Cultural Costarricense-norteamericano, Galería las Arcadas.

Su primer premio por su trabajo se lo otorga la Casa del Artista en el año 1968. Ricardo Jimenez gana este premio durante varios años consecutivos. En 1969, se le otorga su primera mención de honor en el concurso nacional de dibujo MEP.

En 1970, se destaca en la feria internacional del arte de Japón ganando un segundo lugar. Para inicios de esta década, viaja de intercambio a El Salvador donde representa a la Escuela Casa del Artista y a Costa Rica en los Juegos Florales Centroamericanos y del Caribe en la rama de la pintura. En estos juegos, gana la presea de plata y recibe el premio en la casa presidencial otorgado por el presidente de aquel momento, el señor Arturo Armando Molina.

Asimismo, en este mismo año recibe un premio otorgado por la UNESCO y por el doctor Eduardo Doriam el cual es entregado en la Hacienda La Lucha por el presidente electo don Jose María Figueres Ferrer.

Comienza a impartir lecciones de pintura para niños en la Escuela Anexo de La Casa del Artista en Paraíso de Cartago, además de desempeñar el cargo de promotor cultural y técnico en arte para la OEA y el movimiento nacional juventud y durante cinco años permanece como oyente activo en la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Costa Rica.

En las siguientes décadas participa de numerosas exposiciones individuales y colectivas a nivel nacional e internacional obteniendo diversidad de premios y menciones honoríficas.

Para 1989, recibe una beca otorgada por la embajada de México para realizar una pasantía en la escuela San Carlos, UNAM y La Esmeralda. Seguidamente, realiza una gira cultural por Estados Unidos Mexicanos.

Continuamente durante los años noventa y principios de los dos mil, Ricardo Jimenez es reiteradamente invitado a exposiciones individuales y colectivas siempre destacando con sus obras y obteniendo menciones de honor importantes tales como Mención de Honor Ministerio de Cultura Juventud y Deportes (1990), Mención de Participación, República de México (1992), Mención de Honor Primera Dama de Panamá (1993), Placa Profesor del Año Casa del Artista (2001), Caja Costarricense del Seguro Social (2001 y 2002).

Durante toda su carrera, tiene participación en obras benéficas por medio de la donación de sus obras para subastas nacionales para cuidados paliativos, niños con cáncer, Teletón entre otras.

En los años siguientes recibe la placa Profesor del Año Escuela Casa del Artista (2006), Primer Premio Feria Internacional de Arte Embrujarte San Rafael de Escazú “En Pintura” (2010).

Después de 30 años de servicio, en el año 2013, Ricardo Jimenez se retira de su profesión de profesor de pintura de la Casa del Artista, dejando consigo una larga trayectoria, reconocidos y agradecidos alumnos destacados en el medio nacional e internacional, como por ejemplo: Sofia Ruiz, Efrain Mendez, Greivin Ureña, Sebastain Salazar, Rodolfo Rojas Rocha.

Luego de su retiro, los siguientes años los ha dedicado a su familia, a las exposiciones y a recibir más premios y menciones de honor gracias a su larga carrera artística. Entre estos destacan la publicación de la obra Homenaje a un visionario en la portada de la Revista de Ciencias Sociales de la UCR, tomo #145 (2015), Certificado de reconocimiento por Trayectoria Artística, Centro de Estudios Superiores Escuela de Bellas Artes (INAC), Herrera Panamá (2016) además de la Mención de honor, Academia Mundial de Arte Paris (2016), el recibimiento de la presea de Oro Rai Tico Internacional otorgada por la comunidad de artistas costarricenses en México, Embajada de México, San José Costa Rica (2019), el Otorgamiento de grado Maestro Honorario, Asociación Costarricense Artistas Visuales (2019) y Otorgamiento de grado de Maestro Honorario, Fundación Rinconesarte, Bogotá Colombia (2019).

Las obras de este artista permanecen tanto en manos privadas nacionales e internacionales, así como en propiedad de instituciones públicas costarricenses.

Para el año 2020, se le otorga el Grado de Doctor Honoris Causa otorgado por Claustro Doctoral Honoris Causa de México, Universidad del norte Tamaulipas.